Publicidad

La usura del siglo XXI que sangra tu bolsillo

Sociedad
Typography

Una mala racha. Un bache económico. Un gasto imprevisto. O, por qué no, darse un capricho.

Son algunas de las situaciones que nos pueden llevar a contratar algún tipo de los llamados como préstamos rápidos, o microcréditos, o tirar en abundancia de las conocidas como tarjetas revolving. Muchos de quienes acaban utilizándolos los definen como usura.

Un ejemplo: una persona solicita un crédito rápido de 3.000 euros. Lo firma el 1 de marzo de 2018 con un interés del 22% nominal cuyo TAE es del 28%. Las condiciones dicen que devolveremos 80 euros mensuales para hacer frente a las cuotas.

“Atendiendo a este ejemplo por un crédito de 3.000 euros acabaríamos abonando 2.869 euros en intereses. Es decir, que por un crédito de 3.000 euros acabaríamos pagando en noviembre del año 2023 la cantidad de 5.869 euros”, aseguran desde el portal Reclamapormi.com

Un pico, que diría un castizo. Pero vayamos más allá. Supongamos que un mes no podemos hacer frente a la cuota. Entonces decidimos bajar la cuota al mínimo mensual: 71 euros al mes. Para empezar, tendremos que hacer frente a la comisión por impago y demora. Además, los intereses aumentarán. ¿Cuánto? “Sin tener en cuenta esas comisiones de demora y penalización, si cambiáramos la cuota a pagar de 80 a 71 euros para devolverla ‘en cuotas más cómodas’, algo que a primera vista puede parecer prácticamente insignificante, tardaríamos en devolver el crédito quince años tras pagar la cantidad de 13.121 euros”, concretan en Reclamapormi.com.

USURA Y LA MANZANA DE EVA
El micropréstamo se puede definir como un producto financiero que cubre determinadas necesidades de liquidez. “Cumple con un alto grado de transparencia y el cliente recibe la misma información que si estuviera contratando un préstamo en un banco. Además, todas las páginas web de micropréstamos contienen un simulador donde el cliente puede ver cuánto y cuándo deberá pagar”, asegura Ferrán Prat, presidente de la Asociación Española de Micropréstamos (AEMIP). Eso sí, advierte que el consumidor debe asegurarse de que la persona contrate con una entidad asociada a AEMIP y a su Código de Conducta. Porque no toda la oferta se ajusta al mismo. Las denuncias en los juzgados así lo atestiguan.

Continuar...

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Inscríbete a través de nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones cuando hay nueva información disponible.
Publicidad
Publicidad