Publicidad

Choque de trenes

Columnistas
Typography
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Paralelamente a la distancia que media entre finales del Siglo XIX y comienzos del Siglo XXI, coexisten similares características que pueden traducirse no en la debacle de los viejos Imperios para dejar paso a la nueva URSS y el despegue de los EE.UU., sino en el fin de ciclo del segundo, enfrentado por la hegemonía mundial frente a la recompuesta Rusia como compañera de viaje de China, en un auténtico choque de trenes en la Historia.

El principal problema que plantea el salto en el tiempo, es el adelanto tecnológico que propicia la imposible imparcialidad en el tablero de juego y, hace difícil, alcanzar otra alianza que no sea el alineamiento con los principales actores, bien sea de un lado o de otro.

La cuestión de fondo del nuevo escenario internacional, determina la problemática de cómo afrontar la situación bajo el prisma de quienes interpretan una posición de segundo orden, frente a quienes ostentan un prioritario papel principal.

La cuestión segura es que se vislumbran ya las nubes de la tormenta, que se ciernen sobre el horizonte de las próximas décadas, bajo el anticipo de una guerra económica y no conforme a la descripción de quienes las han calificado como silent weapons for quiet wars; esto es, armas silenciosas para guerras tranquilas, y como preludio de una todavía no cercana pero posible devastadora guerra total, de dimensión planetaria y de proporciones impredecibles.

Rubén López

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Inscríbete a través de nuestro servicio de suscripción de correo electrónico gratuito para recibir notificaciones cuando hay nueva información disponible.
Publicidad
Publicidad