banner coronel baños

Cuando el sueldo es lo que cuenta. Yo con Jorge

http://clamores.org/

Actualidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Valoración del Usuario: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

La crisis sanitaria que han padecido todos los países del mundo, y que siguen padeciendo muchos de ellos, ha sido sin duda un momento clave en el transcurrir de la política de todos estos países.

Al menos en España así ha ocurrido. Casi, con toda seguridad, ninguno de los partidos que se encuentran en la oposición en el Congreso habría querido que el COVID 19 les hubiera pillado en el poder. Como partido en el poder puedes realizar la gestión que consideres más adecuada y que favorezca al mayor número de personas, pero el desgaste político lo tienes asegurado.

En un momento en el que la unión de los políticos debía haber sido unánime, aunque se discrepara de algunos planteamientos, la realidad nos ha llevado mucho más allá. Esta realidad no ha tenido otra cara que la utilización de una situación tan grave, con miles de infectados y de muertos para tratar de sacar rédito político por parte de ciertas formaciones, poniendo en marcha toda su artillería de perfil facistoide.

Esta táctica parece que también se ha hecho llegar a los Ayuntamientos donde gobiernan los del mismo color político. Colmenar Viejo no ha sido una excepción en estas críticas al gobierno de la nación, tanto cuando ha estado al frente de la pandemia, como cuando el mando ha pasado a las autoridades autonómicas. Cuando la pandemia estaba gestionaba por el gobierno de España se pedía, por estos partidos, más autonomía para que las Comunidades pudieran decidir. Ahora que los gestionan las Comunidades y arrecian los rebrotes, acusan al gobierno de no asumir de nuevo sus responsabilidades.

Durante todo este proceso, el alcalde de Colmenar Viejo ha remitido constantes cartas y escrito al Ministro de Sanidad referidas a temas relacionados con esta situación, siempre cartas que guardaban un sentido concreto, utilizarlas posteriormente para criticar al gobierno por su gestión.

Ha trascurrido el tiempo y tras superar una serie de fases, la gestión pasó a manos de las Comunidades Autónomas, una nueva normalidad que ha acarreado fuertes rebrotes, especialmente en Cataluña, Aragón y Madrid, lo que ha llevado a tomar decisiones como la de volver a fases pasadas y el uso obligatorio de la mascarilla.

El alcalde de Colmenar Viejo, que tanto criticó en el pasado al gobierno de la nación por esta gestión, a juzgar por sus forma de hacer, parece estar contento con la forma de gestionar esta “nueva normalidad” por su presidenta, la sra. Ayuso. Todavía no ha enviado una sola carta criticando su labor en todo este proceso, que se podría calificar de desastroso, eso sí, sigue derivando responsabilidades al gobierno de la nación.

Solo dos cartas ha enviado a la Consejería de Sanidad, una para pedir un aumento de la atención domiciliaria y otra para adelantar la campaña de la vacunación de la gripe.

He echado de menos esas cartas incendiarias que enviaba al gobierno “comunista”, como le califica su primer teniente de alcalde, el más extremista y franquista del equipo de gobierno, que si no fuera por el jugoso sueldo que le pagan los colmenareños y los años que lo lleva percibiendo, ya que fuera de la política estaría perdido, casi con toda seguridad estaría militando en el partido fascista de Vox, pero claro, este no tiene esperanzas de poder y por lo tanto tampoco de asegurarle 4.000 euros mensuales.

He echado de menos una carta a Sanidad de la Comunidad de Madrid exigiendo, no solicitando, la apertura del servicio de urgencias, algo esencial para los vecinos. He echado de menos esas misivas a Sanidad de la Comunidad de Madrid, exigiendo información sobre lo que ha ocurrido en las residencias de mayores. He echado de menos un escrito a la Comunidad de Madrid preguntando porqué ha echado a la calle a todos esos médicos y sanitarios contratados en plena pandemia. He echado de menos una misiva del sr, alcalde pidiendo explicaciones a su presidenta sobre porqué la sanidad pública es menos pública, porqué la educación pública es menos pública.

Sí, efectivamente, he echado de menos a ese señor Jorge García, tan belicoso y valiente con el gobierno de la nación y tan amansado y cobarde ante el gobierno regional. He echado de menos que ya no solicite que vengan unidades de la UME a desinfectar las residencias donde arrecian de nuevo los rebrotes, que se contabilicen todos los muertos en las residencias madrileñas y especialmente en las locales, como exigía que se contabilizaran muertos, que a su entender no sumaba el gobierno, que no pida a sus amigos, los españoles de la bandera, que se manifiesten en el Ventorro exigiendo cabezas del gobierno regional y así podríamos seguir.

CONTINUAR.,,,