banner censura diariocolmenar

Viernes, 30 Septiembre 2022 12:38

¿Qué son esas enigmáticas bombillas? Nº 6

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

DATOS Y CITAS
Cortesía de Wikipedia:
Este templo está a 70 kilómetros al Norte de Luxor donde hay unos espectaculares bajorrelieves. 

El templo de la diosa Hathor es uno de los mejores conservados de todo Egipto. Su construcción comenzó durante el reinado de Ptolomeo IX y finalizó bajo el mandato del emperador romano Nerón, es decir entre los años 80 y 68 a. de C., 

Varios investigadores, entre lo que se encuentran el austríaco Reinhard Habeck, dibujante profesional y escritor, autor de numerosos trabajos sobre los misterios del pasado, y el periodista y escritor Peter Krassa, fallecido en octubre de 2005, desarrollaron un excelente trabajo investigador al que llamaron “Lich fur den Pharao” que significa “Luz para el Faraón”.

Hoy en día el Templo de Hathor continúa siendo un misterio, en él también hay doce estrechos y largos pasadizos en tres niveles, uno debajo del otro en la actualidad sólo se puede visitar uno de ellos donde se pueden ver los famosos bajorrelieves de figuras humanas, sosteniendo o manipulando lo que parecen unas enormes bombillas eléctricas de las que se ha dicho servían para iluminar las estancias interiores. 

También se ha dicho que se iluminaban con antorchas y lámparas de aceite, pero, el humo de las mismas hubiera dejado restos en el techo y las paredes. Y de esto no se ha encontrado nada. Se pueden hallar algunas manchas pero estas quizá se deban a saqueadores y primeros exploradores.

También se ha dicho que los egipcios pudieron utilizar espejos que reflejaban la luz solar hacia dentro de las cámaras, pero esto no sirvió de nada ya que la luz tenía muchas pérdidas en el recorrido. 

Habeck y Krassa decidieron viajar a Egipto e investigar directamente en el Templo de Hathor. Cuando vieron las enigmáticas imágenes las describieron como un egipcio sosteniendo una ampolla alargada con algo similar a serpientes, como “filamentos”.

Estas serpientes estaban en contacto con el cáliz de una “flor de loto” que a su vez se conectaba con un “cable” de cierta longitud, que venía desde una “caja” rectangular que podía contener un “generador” ó alguna otra fuente de energía. 

Sentado sobre esta “caja” hay una figura que representa a Shu, el Dios del aire según el profesor Satzinger. Dijeron que podía ser que el aire contenido dentro de la supuesta bombilla podía ser ionizado. 

También se puede ver el “Djed-pilar” cuyos dos brazos están en contacto con la “serpiente”, esa extraña columna con varias arandelas es un enigma. Pero lo que sí sabemos es que el símbolo jeroglífico para “Djed” significa “estabilidad” y “energía” y tiene una llamativa semejanza con los actuales aisladores de corriente de alta tensión. 

Otro de los motivos que intrigó a los autores de “Luz para el Faraón” fue el ser representado con dos cuchillos en las manos.

La representación de las manos sosteniendo a los cuchillos puede ser una advertencia del peligro de la corriente eléctrica. 

Hoy en día de acuerdo a lo que dicen los egiptólogos resulta imposible leer los textos jeroglíficos de Dendera y piensan que los jeroglíficos pueden estar escritos en algún tipo de lenguaje científico. 

 

CONCLUSIONES: 

Aquí cabe preguntarse ¿Cómo es posible que tuviesen ampollas de vidrio? Pues con seguridad no serían de vidrio, ya que este no apareció en Egipto hasta la dinastía XIV (según los datos de la egiptología). Y también podría dar la impresión de que se pretende buscar explicación a como los antiguos egipcios tenían bombillas eléctricas, sin preguntarse cómo era posible que si estos las tenían, ¿por qué posteriormente ya no aparecen? Como se sabe, la bombilla eléctrica, o lámpara incandescente la inventó Thomas Alva Edison en 1.883. 

Pero veamos: ¿Qué pueden ser estas supuestas bombillas gigantes? La primera vez que vi esta escena, supe al instante que eran experimentos/ingeniería genética. Esto está muy claro en otra escena en la que aparecen serpientes con brazos y piernas en una actitud humana sosteniendo recipientes, dando la impresión de que se están convirtiendo en un ser humano. 

Estas representaciones no responden a motivos religiosos, pues es fácil pensar que pertenecen a una cultura antigua y muy atrasada y por lo tanto cuesta aceptar que sea la representación de una escena real, ya que no se tiene en cuenta que la tecnología empleada para construir ese y otros templos esta un millón de años por delante de nuestra tecnología actual. No solo por la increíble forma en que se construyeron esos mal llamados templos. Sino por lo que esos llamados templos son en realidad. 

Por tanto no debemos verlo como supercherías y creencias de un pueblo atrasado… Hagámonos la pregunta una vez más. ¿Dónde está la ciudad que generó el llamado templo de Hathor? Sencillamente no está donde se supone que debería estar. Solo están los llamados templos a lo largo del rio Nilo y no están las ciudades de esa época que debería haber a su alrededor. Lo que teniendo en cuenta la alucinante tecnología con que fueron construidos nos lleva a pensar que eso no son templos. Y desde luego no corresponden con la cronología oficial.

Hay que tener en cuenta también que en ese mismo templo están las representaciones del zodiaco y estas implican unos conocimientos astronómicos que no se han podido desvelar, que están representados en unas losas de 20 y 60 toneladas, que no pudieron haber sido cortadas talladas y colocadas por los antiguos egipcios de la edad del cobre. Aunque lo importante no es el tamaño; sino lo que se dice. 

Sin embargo hagámonos una pregunta: ¿Qué puede significar que en ese templo que ha sido construido hace 12.500, con una tecnología que está un millón de años por delante de la nuestra y teniendo en cuenta que no son templos; sino que son un medio de transporte increíble, estén representadas las constelaciones zodiacales?

Parece razonable que los verdaderos constructores no quisieron darle un sentido religioso, tal como nosotros lo entendemos. Este sentido religioso que no solo surge en Egipto y ocurre como consecuencia de la dificultad para entender y asimilar los logros y la cultura de los verdaderos Constructores, venidos de lejos y poseedores de una increíble tecnología. 

Así pues, ellos no tenían el mismo concepto ritual o religioso que nosotros le damos y por tanto no se trata de la escena religiosa de una cultura atrasada, sino una representación real que no entendemos.

Si conseguimos librarnos de esta idea, aparecerá ante nosotros la verdad, que a pesar de estar tan clara no resulta fácil verla.

También es difícil entender cómo es posible que en ese templo existan otras 11 criptas y estén llenas de escombros… Doce criptas, doce constelaciones ecuatoriales, doce meses… Ese mal llamado templo es un enorme zodiaco, que de traducirse todos los jeroglíficos que hay en el sabríamos cosas maravillosas que por otro lado anularían el discurso oficial ampliamente aceptado.

En una escena de ese mismo templo, puede verse el llamado Djed; esa enigmática columna con cuatro arandelas grandes, tocando una de las citadas ampollas en las que hay una serpiente. 

En el Djed, que no es un “supuesto aislante eléctrico”, hay dos brazos que van a ser “insertados” en la serpiente como se observa en las arandelas. Pues bien, se ha podido detectar que hay un proceso ascendente en la disposición de los brazos en las diferentes arandelas para transferirlos a la serpiente: 

En una escena el propio Djed está tocando la ampolla donde está la serpiente, pero sin brazos. En otra se ve que los brazos están en la primera de estas arandelas. En otras escenas o representaciones se observan esos mismos brazos en la segunda arandela, lo mismo ocurre en otra escena donde estos brazos están en la tercera arandela e igualmente en la cuarta y última arandela. Y finalmente en otra representación, los brazos ya están dentro de la ampolla tocando la serpiente.

Como podemos ver en las imágenes aportadas, donde vemos que lo más sorprendente de estos personajes es que nos muestran a través de las imágenes como es la transferencia del espíritu/alma y del intelecto humano.

Los personajes que elevan sus brazos hacia la ampolla, tienen sobre su cabeza algo parecido a una “almohadilla” que entra en contacto con  la ampolla. Podríamos decir que en contacto mental.

Ahora veamos… ¿Qué puede significar esa especie de almohadilla o nube? ¿Podría ser para sujetar la ampolla y no hacerse daño en la cbeza ese personaje? Está claro que debe ser algo importante y también está en otras escenas en las que al menos dos personajes más las tienen.

Si acercamos la imagen, esa “almohadilla”, tiene una forma similar al “cerebro humano”, aunque sea más grande… ¿Qué podría significar esto? ¿Sería la representación de que se está produciendo una transferencia del espíritu, del intelecto? El personaje que tiene la supuesta almohadilla eleva los brazos de la misma manera que en el Djed donde son insertados o recibidos por la serpiente, por lo que es muy posible que lo que se esté representando sea eso. 

Aquí habría que considerar las implicaciones que tiene el que una civilización venida de lejos tuviera la posibilidad de pasar la esencia humana/alma, de uno a otro individuo. 

Rafael Alfonso Alfaro García. 

Visto 297 veces

Lo último de Rafael Alfonso Alfaro García

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.