banner coronel baños

ERRORES Y NEGLIGENCIAS DE LA ORGANIZACIÓN

Cultura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Valoración del Usuario: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

EL ACTO DE RECIBIMIENTO A SUS MAJESTADES DE ORIENTE, PERJUDICADO POR LOS ERRORES Y NEGLIGENCIAS DE LA ORGANIZACIÓN Y LOS FALLOS EN LA DISTRIBUCIÓN DE LAS ENTRADAS

Los errores y la falta de previsión en el reparto de las entradas de la Cabalgata de Colmenar Viejo ponen de manifiesto la falta de consideración de la Concejalía de Festejos para con los vecinos más jóvenes y con sus padres. La posterior anulación y convocatoria de un nuevo acto de recibimiento que los asistentes contemplarán desde sus vehículos tampoco garantiza la satisfacción de los más pequeños, muchos de los cuales corren el riesgo de quedar nuevamente excluidos.

El enfado y la indignación transmitida a la Asociación por los padres colmenareños que han visto que sus hijos quedan privados del acto al haberse agotado todas las entradas en menos de una hora y no haberse respetado un cupo suficiente para el reparto físico en las taquillas el Auditorio, como estaba previsto. Tras analizar los testimonios y mensajes recibidos, la Asociación ha llegado a la conclusión que el sistema no solo carecía de la capacidad suficiente para atender la demanda electrónica correspondiente a la totalidad de las entradas disponibles, sino que el programa de gestión estaba mal diseñado, provocando un bloqueo seguido del colapso total del sistema de distribución. Este error ha permitido a algunos solicitantes conseguir hasta 15 entradas porque el programa adjudicaba entradas con cada intento de solicitud, aunque el solicitante recibiera un aviso de error en la adjudicación. Por ello, cada vez que reintentaba solicitar de nuevo, en la creencia de que no había completado el proceso, el Ayuntamiento le adjudicaba otras entradas adicionales. Esta circunstancia, repetida en muchos de los demandantes, fue la causa del rápido agotamiento de las entradas en un abrir y cerrar de ojos.

Motivo de indignación ha sido también la falta de reservas para su reparto físico en taquillas del Auditorio. Los propios vecinos califican como engaño de la Concejalía de Festejos el anuncio que comunicaba a los vecinos la posibilidad de recoger las entradas a partir de las 18,00 horas del 15 de diciembre. Cuando los interesados acudieron a estas taquillas, el personal del Auditorio les indicó que todas habían sido distribuidas por Internet y que no había más disponibles. De nuevo el equipo de gobierno del ayuntamiento de Colmenar Viejo olvida que, aunque vivamos en plena era digital, son muchos los colmenareños sin acceso a Internet, o con escasa formación y experiencia para realizar muchas de las gestiones electrónicas. Es imprescindible que el Ayuntamiento tenga en cuenta este fenómeno de “brecha digital” para este y otros muchos trámites administrativos. La simple reserva de un cupo del 10% de las entradas en taquillas, y la atención física, hubiera ayudado a resolver satisfactoriamente parte del problema, evitando un disgusto tan gratuito a los padres.

Sin embargo, y además de esta falta de consideración hacia los vecinos, la propia organización del acto, convocando a 12.000 personas en un mismo lugar se nos antoja una imprudencia, agravada por su incoherencia con el resto de las medidas anunciadas por Ayuntamiento y Comunidad de Madrid para evitar las aglomeraciones en puntos concretos del vecindario. En este sentido, se han establecido fuertes restricciones en la zona el Ventanal y de los Arcos para Nochebuena y Nochevieja, afectando gravemente la actividad comercial de la hostelería de la zona, y sin embargo se permite un acto masivo la víspera de Reyes.

Debe considerarse también que la Cabalgata tal y como se ha previsto va en contra de la orden 1653/2020 del 4 de diciembre de 2020, publicada en el BOCM, en la que las autoridades de la Comunidad de Madrid establecen la manera y condiciones en las que se deben celebrar las actividades navideñas. En concreto en el punto 4 de esta orden dice que las Cabalgatas deberán realizarse con el público sentando manteniendo en todo momento la distancia de seguridad, aforo limitado y en recintos acotados. La Concejala de Festejos ha justificado la organización de esta “Cabalgata estática” basándose en que será como “un Belén Viviente” y que no existe definición jurídica ni de Cabalgata ni de Belén Viviente. Debe recordarse que este tipo de actos, cuyas condiciones de celebración también se contemplan en la citada orden, se deben celebrar en un

recinto exterior acotado, precisamente para evitar aglomeraciones.

El nuevo acto convocado para que el público disfrute de la “Cabalgata estática” desde sus vehículos, necesita de una organización y un dimensionamiento que, pese a su aspecto de sencillez, requiere de un diseño y dimensionamiento con herramientas matemáticas muy lejos del alcance del conocimiento del equipo de gobierno y de sus asesores. La dificultad en establecer variables de carácter aleatorio como el tiempo medio de parada frente a cada plataforma de figurante, el tiempo de recorrido entre ellas, e incluso los tiempos de reacción entre los conductores, o la incorporación de los vehículos a la cola, sumado a las incidencias que puedan producirse, ya sea por el estrés y la emoción de los espectadores infantiles, o cualquier indisposición o interferencia en el desarrollo del recorrido producirán retrasos apreciables en el recorrido y en la línea de espera. También deben preverse los cortes e interrupciones para el acceso a la Estación de Cercanías. Pero, además, cualquier error en estimar estas magnitudes puede provocar atascos monumentales. Véase que, si la parada estimada por la Alcaldía frente a sus Majestades es de 6 segundos, circularían hasta 600 vehículos en una hora, con un máximo de 1.800 espectadores infantiles, a tres por automóvil.

Pero si el tiempo real fuera de 8 segundos, serían 450 vehículos, y un máximo de 1.350 niños ansiosos por recibir a SS. MM. RR. También debe contemplarse la ocupación de la vía, donde con dificultad podrán situarse unos 200 vehículos, con lo que la cola se extendería, poco a poco hacia la Ermita de Santa Ana, terminando por colapsar toda la zona oeste de la localidad.

El Ayuntamiento debería, por respeto a los asistentes, dar a conocer el tiempo reservado por vehículo frente a las plataformas Reales, y el tiempo de espera estimado en las colas de acceso, y el tiempo total estimado del recorrido.

La Asociación cree que aún hay tiempo para resolver estas imprudencias y por ello recomienda al equipo de gobierno que, pensando en lo mejor para nuestros vecinos más pequeños, se deben organizar hasta 4 zonas de recibimiento, una en la zona norte, otra en la zona sur, Barrio de la Estación y Barrio de Adelfillas, Prado Rosales y Arroyo Espino. Así, las familias se pueden dirigir al recibimiento de su zona, evitando la aglomeración de personas y vehículos y el necesario cruce en la ronda Oeste de las multitudes que se dirigen o abandonan la zona del acto. Más aún, esta solución debe establecerse para que todos aquellos niños que no disponen de entradas puedan ver a

los Reyes Magos.

Contacto:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.