Mascarillas contra la COVID-19: guía completa de uso

Imagen: Christo Anestev

Sociedad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

La eficacia de las mascarillas contra el coronavirus depende de saber elegirlas y de hacer un uso correcto de este elemento de seguridad. Recopilamos las principales dudas y les damos respuesta

Antes eran un artículo que veíamos únicamente en hospitales y centros sanitarios. Ahora, con la crisis del coronavirus, las mascarillas se han convertido en algo cotidiano. Aunque en las primeras fases de la pandemia solo se recomendaba usarlas a quienes tenían síntomas de COVID-19 o atendían a personas contagiadas, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) aprueba el uso de un tipo de mascarilla higiénica reutilizable a toda la población en entornos públicos; eso sí, “como medida complementaria y no como reemplazo de las medidas preventivas establecidas (distanciamiento físico, higiene meticulosa de las manos y evitar tocarse cara, nariz, ojos y boca)”. Ahora bien, de elegir las más adecuadas y hacer un correcto uso de ellas depende que realmente sean eficaces. Te lo contamos todo en las siguientes líneas.

¿Quiénes deben usar mascarilla?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no se muestra partidaria del uso generalizado de mascarillas entre la población sana, ya que pueden crear “un falso sentido de seguridad” y evitar la práctica de las medidas que han demostrado ser más efectivas contra la pandemia, como el frecuente lavado de manos con jabón o una solución hidroalcohólica y el distanciamiento físico. Por eso, según este organismo, las mascarillas están recomendadas para los profesionales sanitarios, los pacientes infectados con el nuevo coronavirus, todos los que estén en contacto estrecho con un paciente con COVID-19 o aquellas personas sanas que presenten tos o estornudos. Sin embargo, extender su uso a otros ciudadanos va cobrando mayor peso, según demuestran las recomendaciones del Ministerio de Sanidad o del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades.

¿Bebés y niños también pueden usarla?

De acuerdo con los expertos en pediatría, los menores de un año no deben usar mascarilla puesto que corren riesgo de asfixia; además, como apunta un informe elaborado por el Ministerio de Sanidad y diversas asociaciones pediátricas, también “por la dificultad para mantener la mascarilla correctamente colocada sobre nariz y boca”. Aunque con el confinamiento los niños no pueden salir de casa, si es preciso llevarles al centro de salud, los pacientes pediátricos mayores de esa edad con síntomas de infección respiratoria aguda “deben ponerse una mascarilla quirúrgica, si es posible”. En caso de que los pequeños no toleren llevar mascarilla o no sean capaces de usarla adecuadamente, los adultos que los supervisen deberán reforzar medidas de prevención como el lavado de manos y la distancia social, según dictan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Estados Unidos. En cualquier caso, según el informe del Ministerio referido, todos los acompañantes de los menores con síntomas de COVID-19 deberán utilizar esta protección facial.

¿Debo ponerme mascarilla en todos los espacios cerrados?

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades considera apropiado el uso de las mascarillas entre la población “especialmente cuando se visitan espacios ocupados y cerrados, como centros sanitarios, supermercados o establecimientos comerciales, o cuando se usa el transporte público“. El documento explica que, aunque “no se sabe en qué proporción el uso de mascarillas en la comunidad puede contribuir a una disminución en la transmisión del virus, sí puede servir como medio de control para reducir la propagación de la infección al minimizar la excreción de gotitas respiratorias de individuos infectados que aún no han desarrollado síntomas o que permanecen asintomáticos”.

Por su parte, una investigación sobre cómo se propaga el coronavirus a través del aire, llevada a cabo por la Universidad de Aalto, el Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia y el Instituto Meteorológico de ese mismo país, concluye que las partículas de aerosol que transportan el virus pueden permanecer en el aire más tiempo de lo que se pensaba. Por eso, alguien infectado puede toser y alejarse, pero deja tras de sí partículas que llevan el virus, pudiendo acabar en las vías respiratorias de otras personas, si no se va adecuadamente protegido. Mantener la distancia de seguridad, también en casa, y seguir al pie de la letra las medidas higiénicas personales y de nuestro hogar, permite no llevar la mascarilla dentro de él, siempre que no haya ningún miembro de la familia afectado por el virus o con síntomas de que pudiera tenerlo.

¿Es recomendable su uso en espacios abiertos?

Puesto que el confinamiento impide que salgamos a la calle —con la salvedad de ir a comprar productos de primera necesidad, a trabajar o en otras situaciones excepcionales—, siempre que mantengamos la distancia de seguridad con quienes nos encontremos y extrememos las medidas de higiene en manos, ropa y zapatos, así como en otros objetos que usemos fuera de casa, llevar o no protección facial es optativo. De hecho, el propio Ministerio de Sanidad, que recomienda su uso en los desplazamientos hasta el puesto de trabajo en transporte público, ha especificado que no serán necesarias si el trayecto se hace andando.

¿Qué tipos de mascarillas homologadas hay en el mercado?

Según el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, existen tres tipos de mascarillas industriales en base a su capacidad para filtrar el aire inspirado o espirado, y por tanto, a su capacidad para proteger al usuario y al resto de la población del contagio en caso de una infección de transmisión aérea.

 

CONTINUAR...