banner censura diariocolmenar

Colmenar incumple la Ley de residuos por falta de voluntad de los últimos Gobiernos Municipales

Sociedad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

La nueva Ley 7/2022 de 8 de abril, de residuos y suelos contaminados para una economía circular, que traspone las Directivas Europeas de Residuos (2018) y de Plásticos de un solo uso (2019), incluye en su artículo 25 la obligatoriedad de una recogida separada de los residuos orgánicos de origen doméstico antes del 30 de junio. Pero en Colmenar Viejo no se está cumpliendo con esta obligación de recogida separada de los residuos orgánicos domésticos. Y no se cumple esta obligación por deslealtad, falta de voluntad e incapacidad tanto del Partido Popular de Colmenar Viejo, como del PP de la Comunidad de Madrid. 

Por un lado, en Colmenar Viejo no hay una planta municipal de compostaje porque los sucesivos Gobiernos Municipales, del Partido Popular no lo han querido. Desde al menos 2012 el Grupo Municipal de Izquierda Unida, y desde 2015 Ganemos Colmenar, vienen incluyendo sistemáticamente en los Presupuestos Municipales una enmienda para la construcción de una planta de compostaje municipal. Año tras año el Gobierno Municipal desestimó las alegaciones que presentaba la oposición. Finalmente, el actual alcalde, Jorge García Díaz, aceptó incluir en sus Presupuestos para 2020 la construcción de una planta de compostaje municipal, planta que nunca llegó a materializarse. 

Si el Partido Popular hubiera atendido a las reivindicaciones de Izquierda Unida y de Ganemos Colmenar, o si incluso hubiera cumplido el señor García Díaz con su Presupuesto de 2020, Colmenar Viejo tendría ahora mismo una planta de compostaje municipal donde poder gestionar los residuos orgánicos domésticos que se tenían que haber empezado a recoger antes del pasado 30 de junio. En este Presupuesto de 2020 el actual alcalde de Colmenar también prometió hacer una prueba piloto de recogida de residuos puerta a puerta, pero luego desechó su propia propuesta y esta prueba tampoco se llegó a realizar. Además, la generación de residuos por habitante ha seguido creciendo en Colmenar Viejo, pasando de 355 kg por habitante/año en 2015 a 377 kg en 2021, contraviniendo claramente el papel prioritario de la reducción que establece la Jerarquía Europea de Residuos, y lo que evidencia que es necesario educar y concienciar a la población sobre la reducción en la generación de residuos.

Con el nuevo contrato de recogida de residuos sólidos urbanos para Colmenar Viejo la empresa adjudicataria debía entregar contenedores para sustituir todos los de superficie del municipio. Pero el Gobierno Municipal, en vez de exigir desde el primer momento la instalación del 5º contenedor, el marrón de residuos orgánicos domésticos, incluyó en los pliegos que la implantación de este 5º contenedor se haría progresivamente y que tienen un plazo de 4 años para que en todas las islas ecológicas haya contenedor marrón. Esta nefasta decisión hace que, cuando Colmenar está obligado a la recogida separada de residuos orgánicos no haya ni un sólo contenedor marrón en el municipio, y que no se prevea que comiencen a ponerlos en algunas zonas de Colmenar hasta otoño.

Aunque los diferentes Gobiernos Municipales de Colmenar Viejo, del PP, y PP-Ciudadanos/tránsfugas el actual, son directamente responsables del incumplimiento de Colmenar de la ley de residuos, no hay que olvidarse del papel de la Comunidad de Madrid, dirigida por el PP desde hace más de 25 años, y su nefasta gestión de residuos: al modelo insostenible de macrovertederos, hay que sumar la falta de voluntad por la gestión de residuos con la creación de las Mancomunidades de municipios, y los innumerables retrasos en todas las decisiones que tienen que ver con los residuos, que hace que en la Comunidad de Madrid hayamos perdido décadas en comparación con otras CCAA. Hay que recordar que, por ejemplo, la actual Estrategia de Residuos de la Comunidad de Madrid 2017-2024 fue aprobada en 2019, y que este retraso, sumado a la nula voluntad en la gestión de los residuos por los Gobiernos de la Comunidad de Madrid, hace que en el vertedero de Colmenar todavía no se haya construido la planta de compostaje prevista, que esté aún pendiente la construcción de la planta de tratamiento de residuos, y que incluso se haya tenido que volver a verter en zonas del vertedero que estaban ya selladas.

Ley de residuos