LA AVIACIÓN EN LA SIERRA NORTE DE MADRID DURANTE LA GUERRA CIVIL DE 1936-39 - PARTE PRIMERA

José Manuel Encinas Plaza

Sociedad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times
Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

1936. La aviación hispana al estallar el conflicto.
Ya se ha visto que el principal modelo en servicio era el vetusto, pero fiable, Breguet XIX, diseñado para misiones de observación y ataque a tierra en conflictos coloniales, apto para operar en pistas de tierra. Sin embargo, también existía una aviación de caza cuyo principal componente era el Hispano-Nieuport-52, excelente pero igualmente desfasado. Su principal defecto era el vicio asaltar en los aterrizajes, debido a la amortiguación de su tren de aterrizaje, que estaba provisto de gomas elásticas, provocando en ocasiones salidas de pista, particularmente si operaba desde campos sin pavimentar. El buen humorde los pilotos se tradujo en adoptar como emblema para estos aviones una gacela saltarina.

Art Aviacion 1
Como se verá en capítulos posteriores, existe información de estos cazas operando desde el aeródromo de Lozoyuela en el verano de 1936.
La aviación de transporte se encontraba en mejor situación, dadas las necesidades de comunicación con las Canarias, el Sáhara Español yel protectorado marroquí, existiendo incluso una escuadrilla colonial dotada con los excelentes Fokker F-VII. Dicho modelo también servía en la aviación civil, donde la joya de la corona era el Douglas DC-2, considerado en aquel momento el avión comercialmás evolucionado del mundo. Poco antes del estallido de la guerra, el Gobierno de la República adquirió 3 ejemplares en Estados Unidos para las Líneas Aéreas Postales Españolas (LAPE). Uno de estos Douglas cayó en manos de los sublevados y sobrevolaba conimpunidad la sierra madrileña, a despecho de los cazas, pues era capaz de volar a mayor velocidad y altura. En los puestos de observación de la sierra, se informaba de cualquier aeroplano que se acercase desde las líneas nacionales, pero si era “el Douglas” no se daba orden de despegue a la caza, pues era inútil atraparlo, pudiendo tomar fotografías con absoluta impunidad, hasta la llegada de los Polikarpov rusos en el mes de Noviembre.

Sin extenderse mucho más, se daba la anecdótica situación de que los aviones de combate más capaces en 1936 eran los 25 torpederos Vickers Vildebest, con base en San Javier (Murcia) a los que la República no pudo dar mucho uso en el Estrecho, pues no tenían tripulaciones, al haber sido eliminadas por los frentepopulistas. En ambas zonas existía un bando de guerra que era implacable con la oficialidad y otros cargos que no se sumasen a su causa. Cabe señalar, en favor de los pilotos de ambos bandos, que éstos no participaron en actividades represivas (salvo contadas excepciones) siendo además muy considerados con sus oponentes si caían prisioneros. En capítulos posteriores trataremos esta actitud que les honra.

En la sierra madrileña, el primer material de vuelo en ser enviado consistió en los Hispano-Nieuport y Breguet, actuando de avanzada en los aeródromos espontáneos que se crearon a toda prisa ante el avance de las columnas sublevadas, que se aproximaban peligrosamente desde Valladolid y Burgos en dirección a los puertos de Guadarrama y Somosierra respectivamente. 

Enla próxima entrega veremos por qué se adelantaba este valioso material en campos de fortuna, cuando Madrid quedaba, en línea recta, a menos de 50 kilómetros.

José Manuel Encinas Plaza

Maquetista –arqueólogo.